Las aplicaciones de salud y ejercicio están violando su privacidad: cómo protegerse Read Now

Diposting pada

Lectores como tú ayudan a apoyar a MUO. Cuando realiza una compra utilizando enlaces en nuestro sitio, podemos ganar una comisión de afiliado. Leer más.

Si alguna vez ha intentado ponerse en forma, sabe lo difícil que puede ser seguir un programa y lo fácil que es encontrar excusas. Ahí es donde entran las aplicaciones de salud y fitness.


Estas aplicaciones son una excelente manera de realizar un seguimiento de su progreso y hacerse responsable. Además, muchos tienen funciones geniales como videos de ejercicios personalizados, seguimiento de la nutrición, establecimiento de objetivos, etc. ¿Pero a qué precio?

¿Las aplicaciones de salud y fitness ponen en peligro su privacidad?

De forma predeterminada, las aplicaciones de salud y fitness requieren datos que otras aplicaciones no necesitan. Un lector de libros electrónicos, por ejemplo, no le pediría que comparta información sobre su edad, peso, altura, dieta, estado físico o índice de masa corporal. Pero eso es exactamente lo que hacen la mayoría de las aplicaciones de salud y fitness. Además de eso, pueden estar familiarizados con su ingesta de calorías, ubicación, hábitos de sueño, incluso salud mental y bienestar.

Por un lado, esto tiene mucho sentido: si está utilizando una aplicación de ejercicios porque necesita un programa de entrenamiento personalizado o desea realizar un seguimiento de sus calorías, el software debe tener acceso a ciertos tipos de información. Obviamente, una persona que tiene bajo peso y quiere ganar músculo y una persona que tiene sobrepeso y quiere perder grasa tienen necesidades muy diferentes en términos de dieta y estilo de vida.

Pero por otro lado, ¿no es arriesgado dejar que una aplicación tenga acceso a todos estos datos? ¿Cómo puede estar seguro de que no se está utilizando para otros fines que no sean la creación de una dieta adecuada y un plan de ejercicios? Además, pocos se sentirían cómodos con una aplicación de fitness que compartiera este tipo de información con terceros y anunciantes. Todo lo cual plantea una pregunta importante: ¿cuántas aplicaciones de salud y fitness violan la privacidad del usuario?

Un grupo de investigadores australianos intentó responder a esta pregunta en 2021 y publicó sus hallazgos en la revista científica revisada por pares. BMJ. Para llevar a cabo su estudio, los investigadores realizaron un análisis en profundidad de 15 838 aplicaciones de salud y estado físico disponibles en Google Play Store.

Centrándose solo en las aplicaciones que se pueden usar de forma gratuita, los investigadores encontraron que el 88 por ciento de ellas “incluyeron código que potencialmente podría recopilar datos del usuario”. Esto no sería problemático en sí mismo, si no hubieran establecido también que alrededor del 55 por ciento de las transmisiones de datos de los usuarios se dirigían a servidores de terceros. Es decir, la mayoría de las aplicaciones compartían información de los usuarios con empresas como Facebook y Google.

De las aplicaciones que analizaron los investigadores, solo el 47 por ciento cumplía con sus propias políticas de privacidad. El 28 por ciento de las aplicaciones ni siquiera tenían una política de privacidad, mientras que el 23 por ciento de la transmisión de datos de los usuarios en general se realizó a través de protocolos de comunicación inseguros. Los investigadores concluyeron que había “problemas graves con la privacidad y prácticas de privacidad inconsistentes” en las aplicaciones de salud y ejercicio, y recomendaron que los médicos “estén al tanto de esto y se lo comuniquen a los pacientes”.

Dado que las aplicaciones de salud y fitness tienen acceso a una cantidad tan grande de datos confidenciales, ¿qué pasaría si una es pirateada? Bueno, no tienes que imaginar un escenario hipotético. En 2018, un actor de amenazas violó la mega-popular MyFitnessPal, obteniendo acceso a nombres de usuario, direcciones de correo electrónico y contraseñas cifradas de 150 millones de usuarios. Las credenciales robadas luego se pusieron a la venta en la dark web.

3 cosas que puede hacer para proteger su privacidad

Es muy importante ser proactivo con respecto a su privacidad y seguridad en línea, pero eso no significa que deba evitar las aplicaciones de salud y estado físico por completo. Aquí hay tres cosas que puede hacer para protegerse cuando usa uno.

1. Lea la Política de Privacidad

Siempre es una buena idea familiarizarse con una aplicación antes de descargarla. Haz una investigación básica al respecto y hojea la política de privacidad. No es necesario que lea todo el documento; solo las partes relevantes sobre la recopilación de datos. Aunque algunas aplicaciones ignoran sus propias políticas de privacidad o no son lo suficientemente transparentes sobre lo que hacen, este sigue siendo un buen primer paso.

2. Cambiar la configuración de privacidad predeterminada

¿Ya tienes una aplicación de fitness en tu teléfono? Es muy probable que no haya prestado mucha atención durante la instalación; es posible que haya otorgado a la aplicación permisos que no debería tener, haya hecho clic en “aceptar” cuando no tenía que hacerlo o habilitó la recopilación agresiva de datos por accidente. Además, la aplicación puede tener ciertas funciones que invaden la privacidad habilitadas de forma predeterminada. Entonces, lo que debe hacer es ingresar al menú de configuración de la aplicación, o al menú de configuración de su teléfono, y modificar los permisos.

3. Limite lo que comparte

Incluso las aplicaciones que no recopilan una gran cantidad de datos ni publican anuncios pueden pedirle que comparta cierta información voluntariamente. Por ejemplo, una aplicación puede permitirle vincular sus cuentas de redes sociales o permitirle invitar a amigos. Pero, ¿realmente necesita hacer eso si solo está buscando perder peso o mantener su salud bajo control? Por supuesto que no: debes limitar lo que compartes para proteger tu privacidad.

Sugerencia adicional: use una aplicación de acondicionamiento físico amigable con la privacidad

Hombre sosteniendo un teléfono con una aplicación de fitness abierta

Si está decidido a ponerse en forma y cree que una aplicación podría ayudarlo a lograrlo, es posible que sienta que renunciar a un poco de privacidad sería un compromiso aceptable. Pero no tienes que hacer eso, porque hay aplicaciones de salud y fitness que respetan la privacidad tanto para Android como para iOS.

Si tiene un teléfono Android, considere descargar FitoTrack desde el Google Play almacenar. Es de código abierto, gratuito y guarda todos los datos localmente en su dispositivo. FitoTrack no recopila datos ni publica anuncios, y tiene muchas funciones interesantes de las que carecen muchas aplicaciones similares.

Si está usando un iPhone, el equivalente sería una aplicación llamada Correr más que. Intuitivo y elegante, es una de las pocas aplicaciones de fitness en la App Store que realmente prioriza la privacidad del usuario. Ni siquiera tiene que crear una cuenta para usar Out-Run, y es completamente gratuito y de código abierto.

Pierda peso, no su privacidad

Es un mito que no puedes mantener tu privacidad en la era digital. Definitivamente puedes, siempre y cuando tomes medidas para protegerte, lo que incluye evitar aplicaciones invasivas.

Ya sea que esté al comienzo de su viaje de acondicionamiento físico o sea un atleta experimentado, puede beneficiarse del uso de software amigable con la privacidad en más de una forma. Y si prefiere no usar una aplicación, hay muchos canales excelentes de fitness en YouTube.


Tinggalkan Balasan

Alamat email Anda tidak akan dipublikasikan. Ruas yang wajib ditandai *

close